Quico Álvarez Vidal nace en Tarragona, a orillas del Mediterráneo, en 1968 y reside en Tarragona, Sevilla y otros lugares, hasta que llega a Pamplona, donde crece su interés por la fotografía. Tras comenzar como aficionado, ingresa en 1987 en el "Taller Fotográfico Auzotegi", donde comparte afinidades y depura técnicas con otros aficionados. De formación autodidacta, estudia, no obstante, el curso general de fotografía en el Instituto de Estudios Fotográficos de Cataluña, en Barcelona, y participa en algunos talleres impartidos por fotógrafos que admira.

Desde 1989 realiza algunos trabajos personales, casi siempre dentro del género del reportaje gráfico, y comienza a publicar en diversos medios. En 1992, ya como profesional, realiza un reportaje en Croacia y Bosnia. Desde entonces, la fotografía es profesión y medio de vida. Publica en medios de todo el mundo y colabora con numerosas agencias y revistas. No abandona, sin embargo, la producción propia de sus trabajos.

Viviendo desde 1994 en Barcelona, comienza a aceptar encargos en nuevos campos, como la fotografía de arquitectura, industrial, para publicidad o moda, sin dejar de ser el reportaje el centro de su trabajo. Siempre como freelance, trabaja por iniciativa propia o por encargo.

A comienzos de siglo, debido al cambio estructural y la crisis que supone para el medio fotográfico la llegada de la tecnología digital, cambia el rumbo de su trabajo -y su vida-, abandona Cataluña y se traslada a Cambados, localidad Atlántica desde donde se enfrenta a un mundo más cambiante, ubicuo y competitivo. Aceptando nuevos retos profesionales, realiza su trabajo comercial sin renunciar a un estilo fotográfico virtuoso y personal.